Benito Soto - Fulgor y muerte de un pirata gallego

   Revisando historias sobre la piratería, me refiero a la del océano proceloso, ensimismado en el menesteroso quehacer de engrosar mi blog con materiales varios, me vi inmerso en un mundo que, si bien creía conocer, resultó ser gratamente ignoto para mi.

   La documentación ansiada estaba relacionada con la lucrativa conducta que la corona británica despachó en otros tiempos, al conceder patentes de corso a renombradas figuras de su armada. Sin sospecharlo, me vi sorprendido por sangrantes acciones protagonizadas por los corsarios de su graciosa majestad, para más gloria de la corona y para engordar las arcas de la misma. Bajo el manto de la monarquía británica, sus barcos practicaron la piratería por doquier, y su literatura está plagada de historias y leyendas de piratas que aún hoy perduran.

   Mi perplejidad aumentó exponencialmente al ver la cantidad de países que aún en el siglo XIX armaban en corso a buques de sus respectivas armadas. En el caso de España, la excusa era detectar y despachar insurgentes en las Américas. En el caso de Argentina y Brasil, sus propios enfrentamientos bélicos. En el caso de Colombia, pues supongo que más de lo mismo. La verdad es que no existía un motivo especifico para ejercer la práctica del corso, a no ser el económico en todas sus formas.

   Lo cierto es que casi todas las aún recientes naciones americanas poseían barcos con permiso de atacar, robar, y defenestrar navíos de nacionalidades potencialmente enemigas, aunque éste no era un requisito. Y todo eso sin que la nación del corso se viera implicada, para ello se cambiaban las banderas o se matriculaban en terceros países. A grandes rasgos, eso es una Patente de corso. Hoy en día se ejerce una práctica similar por demasiadas navieras, con el fin de evitar impuestos elevados o para navegar bajo pabellones más permisivos a la hora de hacer cumplir según que leyes internacionales, y donde las condiciones laborales son precarias o casi inexistentes. Lo que se conoce popularmente como bandera de conveniencia.
 
El Prestige. Un buen ejemplo de buque con bandera de conveniencia.
   Comencé a bucear en esas historias de piratería, llegando a dilucidar que muchas de ellas eran simplemente leyendas, otras eran panfletos que ensalzaban la memoria de algún mártir muerto por alguna causa de tinte patriótico, y otras acabaron siendo guiones de cine. Todo este tinglado me hizo ver el excepcional manejo de la propaganda literaria por parte de los anglosajones, manipulando los hechos a su antojo.

   Una de las películas de Hollywood que nos sumerge en el romántico mundo de la piratería, se titula: "La isla de las cabezas cortadas". En ella, la protagonista es una mujer pirata llamada Morgan Adams y su barco es el Morning Star. Bien, pues la susodicha pirata nunca existió y el mencionado barco, si bien fue real, nunca fue pirata, más bien fue pirateado y pronto sabréis por quién. Sin embargo, si es cierto que existieron mujeres ejerciendo tan noble oficio. En el siglo XVI, Grace O´Malley (Irlanda) y a finales del siglo XVII, Anne Bonny (Irlanda) y su compañera de correrías Mary Read (Inglaterra). Por contra, Morgan Adams es el nombre de un barrio de Washington DC y, para ser justos, el nombre real es Adams Morgan.
   El visionado de esta película y otras de igual lustre, me llevó a investigar en profundidad qué había de cierto en el mundo de los piratas, y cuanto más escarbaba los resultados eran más desconcertantes. Con una observación temprana denoté cómo recibieron inmerecida fama los piratas anglosajones, bien fuesen de ficción o no, y esto es así por el buen marketing literario del que hacen gala los británicos. Ellos nos vendieron La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson. El capitán Singleton de Daniel Defoe. El Corsario de Lord Byron. Aunque otros autores alejados de la orbita británica también nos vendieron lo suyo, por un lado El capitán Nemo del frances Julio Verne, Por otro, El corsario negro y El tigre de Malasia del italiano Emilio Salgari. Y podríamos seguir con las consabidas figuras del celuloide, Jack Sparrow & CIA, por parte de la factoría Disney.

   Sin embargo, la historia nos muestra la existencia de piratas reales con más o menos gloria. La mayoría de los ecos nos llegan gracias otra vez a la labor literario-patriótica de la pérfida Albión, adquiriendo en estos casos el tinte de legajos históricos. Los más relevantes podrían ser: Sir Francis Drake, Sir Walter Raleigh, Barbanegra, Henry Morgan, Bartholomew Roberts, o Henry Every, pirata al que nunca dieron caza y se retiró de viejo a un lugar desconocido disfrutando del botín obtenido a lo largo de su vida. Poco más o menos como ahora, no hay manera de pillarlos.

   Algunos de estos personajes están recubiertos de una pátina de romanticismo, nada más lejos de la verdad, ese es un ardid literario que transforma a los piratas en seres románticos y honorables, cuando en realidad eran asesinos despiadados. Esta maniobra propagandística convierte a unos criminales deleznables en seres adorables y dignos de admiración. De esta manera, en la consciencia popular queda anulado cualquier atisbo de barbarie. Recordemos que hay ciudades en las islas británicas, por ejemplo, con calles dedicadas a piratas asesinos, bendecidos por la corona como héroes nacionales

   En toda esta miasma de maleantes marítimos, me topé con documentación sobre piratas turcos, anglosajones, berberiscos, malasios, somalíes, hindúes, franceses, holandeses, hasta algún portugués que otro, pero nunca con un pirata español. Así es, España dueña y señora de la mar océana durante siglos, estaba desprovista de piratas, o eso parecía. Esta revelación me incomodó sobremanera, y dediqué mis esfuerzos a una investigación más exhaustiva, investigación que comenzó a dar sus frutos una vez entendida la idiosincrasia hispana y en el caso que nos ocupa, la gallega. Esa rara costumbre de no vanagloriarse de los logros obtenidos, adoptando una posición de resignación ante actos supuestamente criticables, a no ser que sean de índole deportiva, entonces la cosa cambia. El orgullo patrio rezuma por las costuras del honor, y con la arenga de Santiago y cierra España le metemos 13 goles a Malta, y hablamos de ello por los siglos de los siglos.
 
   Una vez asimilada esta anomalía en el comportamiento hispano, dirigí mis indagaciones hacia canales menos convencionales, descubriendo al fin la existencia de piratas patrios. Unos que lo fueron, otros que fueron acusados de ello sin prueba alguna. Unos que se pierden en la bruma de la leyenda, como el tinerfeño Cabeza de perro, y otros que son hechos históricos documentados y dignos del mejor guión de cine. Es el caso de Benito Soto, el último pirata europeo, catalogado entre los más sanguinarios y violentos en los anales de la piratería occidental, y para más señas de Galicia, dicho sea de paso. Actualmente con calle dedicada en la siempre sorprendente ciudad de Pontevedra, al más puro estilo anglosajón.

        Benito Soto Aboal. El último pirata europeo.

   Es admitido por parte del orbe literario que el poema de José de Espronceda, La canción del pirata, está inspirado en la vida y obra de Benito Soto Aboal, el último pirata del atlántico. Benito Soto nació en el barrio pontevedrés de A Moureira, puerto marinero que dio lugar al nacimiento de la Pontevedra actual. Allí fue donde tomó tierra el héroe troyano Teucro, hijo de Telamón y hermanastro de Ajax, fundador de la ciudad, según la leyenda. Y según la historia, también es allí donde los romanos fundaron Ad duo ponte, la actual Pontevedra.
 
 Benito Soto Aboal
   El barrio de A Moreira vio nacer figuras ilustres muy relevantes en la historia de España, entre ellos Pedro Álvarez de Sotomayor (Pedro Madruga) y Pedro Sarmiento de Gamboa, de los que hablaré en otra ocasión. También hizo que en los siglos XV y XVI, Pontevedra fuese la ciudad más importante de Galicia y una de las más importantes de los puertos atlánticos occidentales, gracias al comercio marítimo, a la actividad de sus muelles y a sus astilleros, siendo así desde el Siglo XII.

   En ese barrio marinero nació Benito Soto Aboal el 22 de Marzo de 1805, y en ese barrio se crió siendo el séptimo de catorce hermanos. Marinero desde temprana edad, llevó a cabo su trabajo en las costas gallegas desempeñando diferentes cargos y variopintas funciones ejecutadas con brillantez conjuntamente con su padre, algunas de ellas de dudosa legalidad. Tales actividades le llevaron a ser respetado entre los ambientes portuarios de contrabandistas y raqueros. Hacia 1823 embarca hacia La Habana y aquí comienza a difuminarse la historia o la leyenda de Benito Barredo, otra de las maneras usadas para referirse a él.
   Según algunas fuentes, en la isla caribeña ya apuntaba maneras de pirata. Según otras, ejercía de marinero cabal dedicado a la trata negrera. Otras fuentes postulan que había combatido a bordo de corsarios cubanos o colombianos. Y puede que todas las versiones arrojen algo de verdad, ya que pudo estar a bordo de corsarios cubanos que atacaban barcos negreros de otras naciones para robarles las mercancías y los esclavos, y gracias a los amplios conocimientos atesorados en el trato contrabandista, intervenir posteriormente en la venta participando así del negocio obtenido. Y todo esto sin haber llegado a los 20 años.
 
A Moureira - Pontevedra. Finales del siglo XIX
 
A Moureira - Pontevedra. Primera mitad siglo XX
   Sea como fuere, Benito Soto viajó a Río de Janeiro desde La Habana a bordo de un mercante español. Mercante que fue apresado en Salvador de Bahía por la marina de guerra brasileña, creyendo que se trataba de un corsario cubano. Llegados a este punto la cosa se vuelve turbia de nuevo, y después de algunas peripecias propias del personaje al que tratamos, a la edad de 23 años se enrola como segundo contramaestre en El defensor de Pedro, un bergantín brasileño con patente de corso y también negrero, que partió de Río de Janeiro el 22 de Noviembre de 1827 con rumbo a las costas africanas para la trata de esclavos, llegando al golfo de Guinea, concretamente a la actual Ghana, el 3 de Enero de 1828. En la singladura ya se había dado algún conato de motín, pero la noche del 26 de Enero de 1828 al grito de: "Abajo los portugueses", Benito Soto y su segundo en la revuelta Miguel Ferreira, gallego al igual que Soto y del Ferrol para más señas, se hicieron con el bergantín apresando a los miembros de la tripulación que aún estaban a bordo, aprovechando que el capitán del barco, Pedro Mariz de Sousa Sarmiento, se encontraba en tierra junto con algunos de los tripulantes para llevar a cabo la compra de esclavos.

   En este punto la cosa se vuelve turbia otra vez. Hay versiones que hablan de un triunvirato a la hora de gestionar el motín, Benito Soto (Barredo), Miguel Ferreira (Mercurio) y un tal Victor Saint-Cyr de Barbazan (François). Un aristócrata francés y aventurero, sobrino del mariscal Saint-Cyr, un marqués jefe de los ejércitos napoleónicos en el noreste español.

   Parece ser que los dos gallegos andaban a la zaga en la disputa del mando, Soto no se lo pensó dos veces y Ferreira quedó listo de papeles, acto que puso en alerta a los que no se habían percatado de quien ostentaba el liderazgo. En el posterior enjuiciamiento llevado a cabo en la ciudad de Cádiz, algunos franceses de la tripulación se quejaban de no poder hablar entre ellos en su lengua, Soto, que no entendía aquella parla, desconfiaba de los franchutes cuando hablaban en "Petit comité", entendía a los marineros portugueses y brasileños, pero a los franceses no, cosa que generó algún que otro altercado. ¡Tal era el ambiente que se vivía a bordo bajo el férreo control del gallego!.

   La intención era poner rumbo a Cuba y atacar barcos negreros en el Caribe, pero al final pusieron rumbo a la isla de Ascensión albergando la posibilidad de atacar los barcos que doblaban el cabo de buena esperanza y que venían de las ricas plazas del Índico. Para ello, se pertrecharon y secuestraron a la tripulación necesaria para el gobierno del bergantín, entre ellos el segundo comandante de la armada portuguesa, Antonio Rodrígues, quien aportaría a la navegación la experiencia de la que carecían los amotinados, al resto los dejaron en tierra. Casi todos los participantes en el motín rondaban los 20 años y estaban a punto de forjar una leyenda. El fulgor y muerte de los últimos piratas del atlántico, a bordo de " El defensor de Pedro".

       Morning Star - La primera victima de Soto

   El 13 de Febrero de 1828 la fragata inglesa " Morning Star" tuvo la mala suerte de cruzarse en la singladura de La burla Negra (El defensor de Pedro), no muy lejos de la isla Ascensión. No me voy a extender en los detalles del abordaje, sólo decir que la idea de Soto era no dejar testigos. El capitán de la fragata inglesa, Thomas Gibbs y los oficiales, fueron asesinados sin miramiento alguno. Soto había ordenado al brasileño José dos Santos, preparar el hundimiento de la fragata y acabar con el resto del pasaje. Santos encerró en las bodegas a los que quedaban vivos desoyendo la orden, y acto seguido practicó barrenos en el casco del barco para hundirlo. Si bien, Dos Santos no los había matado, les reservaba un fin poco alentador, creyendo que comerciantes, tripulación, y mujeres, algunas de ellas violadas, se hundirían con el Morning Star. La desobediencia de Dos Santos daría al traste con la pretensión de Soto. En la refriega del abordaje, el comerciante Robert Smith, se había tirado al agua y le habían dado por muerto, más tarde, una vez que La burla negra abandonó el escenario con el botín en las bodegas, volvió a nado, rescató a los prisioneros, taparon los barrenos y de la mejor manera que pudieron, iniciaron la navegación. El 13 de Marzo fueron rescatados por el buque ingles: Guildford y el 19 de Abril llegaron a Londres, dando lugar a la leyenda, El Morning Star había sido atacado por el pirata más sanguinario y violento de todos los tiempos.
 
Bergantin atacando a un buque de contrabandistas - Pintura del siglo XIX
  

   Algunas fuentes sostienen que una vez saqueado el Morning Star, Victor Sain-Cyr (François), sugiere a Soto cambiar el aspecto y el nombre del bergantín, idea que a Solo le gustó, y acabaron pintándolo de negro y llamándolo "La burla negra". Supongo que el parecido con la Perla negra de Jacobo Gorrión (Jack Sparrow), es meramente casual, de igual manera que el Morning Star de la película "La isla de las cabezas cortadas".

   De todos modos, las autoridades navales ya estaban alertadas por el capitalista brasileño y tratante de esclavos José Botelho de Sequeira, a la sazón, armador del bergantín El defensor de Pedro (La burla negra) y por la tripulación que habían abandonado en África. Pero una cosa era una acusación de robo, abandono e insubordinación y otra muy distinta eran los delitos de piratería, asesinato, violación y contrabando.

   Irónicamente, las acusaciones provenían de tratantes de esclavos y de la nación que atacó naves y costas españolas durante, al menos tres siglos, otorgando patentes de corso a buques de su armada. Me refiero a los británicos y a los corsarios de aquellas islas. Un ejemplo es Sir Francis Drake, ninguneado por Maria Pita en el ataque a La Coruña, o John Hawkins, tio de Drake. A este, una flota española lo envió de vuelta a Inglaterra sin barcos desde Veracruz (Mexico) y Drake se salvó porque puso pies en polvorosa. Al pobre Drake, no le fué nada bien con los españoles, en las islas Canarias también le hicieron correr mucho y perder mucho más, por no hablar de las nefastas campañas en el Caribe. Creo firmemente, que este individuo ocasionaba más gastos que beneficios a su graciosísima majestad.


      Rumbo Norte

   Una vez desvalijado el Morning Star, comienza una meteórica carrera de pillaje. El siguiente en padecer la rapiña de Soto fue el Topaz, buque norteamericano procedente de Ceilán o Calcuta, con destino a Boston. El Topaz iba cargado de mercaderías de mucho valor, susceptibles de engrosar las bodegas de La burla negra, joyas, oro, seda. Esta vez no hubo testigos y hundieron el barco. Viendo que las finanzas afinaban, pusieron proa al norte con la intención de llegar a Galicia y poder dar alivio en el mercado a las pertenecías atesoradas, para ello utilizaría las redes de contrabando manejadas por familiares y conocidos, amén de algún que otro soborno a las autoridades marítimas gallegas.

   Cerca de las islas de Cabo Verde desvalijaron el buque Unicorne, este hecho no está confirmado. Al parecer en este caso la nave se dio a la fuga evitando el hundimiento. Siguiendo hacia el norte y en las inmediaciones del archipiélago canario, abordaron, desvalijaron y hundieron la fragata inglesa Sunbury, no dejando testigos de nuevo. Aunque en este punto vuelven a diferir las fuentes, por un lado se aventura que a partir del Topaz, la barbarie de Soto y Saint-Cyr aminoró en especie y ejecución, y por otro se postula que cuando menos, seguían las mismas directrices de actuación, no dejar pruebas.

   Siempre con rumbo norte, abordaron en las inmediaciones de las islas Azores un buque ingles, el New Prospect y dos portugueses, el Cessnock y El Hermerinda. A estas alturas, La burla negra llevaba las bodegas repletas y bastantes daños, de forma y manera que decidieron ir a Galicia para repararla y deshacerse del botín.
Los piratas manejaban la idea de retirarse, en el mejor de los casos, o seguir con sus prácticas en la costa de Berbería. Sea como fuere, cualquier decisión pasaba por vender las mercancías. Así es que el 10 de Abril de 1828, terminaron fondeados en las inmediaciones de Beluso (Bueu), en la ría pontevedresa. Aquí volvemos a tener varias versiones, en unas, el bergantín había cambiado otra vez de aspecto con el fin de despistar a las autoridades y volvía a ser El Defensor de Pedro, y en otras, aparece pintado de amarillo con el nombre de Buen Jesús y las ánimas. De todos modos, con la ayuda del tío materno de Soto, José Aboal y pagando algún que otro soborno, venden gran parte del botín. Los trapiches de mercaderías y los trasiegos en el comercio de la zona, terminan por levantar sospechas, situación que les obliga a abandonar la ría poniendo rumbo al puerto de La Coruña, no sin antes dejar a recaudo del tío "algunos cofres". Esto levantó mucho revuelo a principios del siglo XX en Pontevedra, al circular el rumor de que el tesoro de Soto estaba oculto en la casa de las campanas, en la actualidad un un edificio emblemático del casco histórico. Este rumor era retroalimentado por las noticias que llegaban desde Cádiz, donde habían encontrado enterrado en una playa, lo que parecía ser parte del botín pirata.

   En La Coruña, las cosas tampoco fueron bien, más sobornos y más trabas para deshacerse del resto de las mercancías, por no hablar de los desmanes cometidos por parte de algún que otro marinero bajo los efectos del alcohol, asunto que se tradujo en detenciones y para más INRI, a Soto, le habían llegado rumores de que un miembro de la tripulación estaba redactando diarios de lo sucedido y andaba buscando la manera de denunciarlo. Todo esto hizo que el bergantín pusiese proa al sur, la idea era llegar al estrecho. En Gibraltar Soto le daría curso a letras de cambio obtenidas en Galicia como pago del botín, trataría de vender el bergantín y harían el reparto de los beneficios obtenidos. Algunos abogaban por darle boleto a los portugueses de la tripulación, y así tocar a más en el asunto. Como pueden ver, el romanticismo de aquellos hombres decimonónicos brillaba por su ausencia, eran lo que eran, piratas.


      El principio del fin

   Quiso la mala fortuna que el 9 de Mayo de 1828, Soto diese la orden de dirigirse al faro de Tarifa con el fin de encallar La burla negra no muy lejos de Gibraltar, en contra de lo que opinaban algunos miembros de la tripulación que albergaban dudas sobre la ubicación de dicho faro. En realidad tenían razón, el faro que estaban divisando era el de la isla de León (Cádiz). Aquel error de bulto, hizo encallar a la Burla negra no muy lejos del ventorrillo del Chato, en la playa de Santa Maria, Cádiz. Soto no perdió la compostura ante los hechos y rápidamente dispuso la dispensa de dineros para posibles sobornos e impartió directrices de comportamiento para que la marinería se mezclase entre las gentes de la ciudad portuaria sin llamar la atención.

   El primero en ser bendecido con los sobornos fue el propietario del ventorrillo del Chato y después varios funcionarios de marina que aparecieron en el lugar para investigar los hechos que, a la postre y previo pago, resultaron ser un simple naufragio. Esto le daba tiempo a Soto para llevar a cabo sus planes en Gibraltar.

   Pero de nuevo quiso la mala fortuna que aquella caterva de piratas en tierra, con demasiado dinero para gastar en las faltriqueras, cometiesen desmanes y altercados de todo tipo, y quiso también que un marinero del Morning Star, de los que habían dejado vivos, reconociese a alguno de aquellos desalmados, y eso si que fue una burla negra del destino. En poco tiempo estaban todos presos. Soto y Dos Santos consiguieron huir a Gibraltar donde al fin dieron caza al gallego. Muchas voces liberales reseñaron la entrega en bandeja de Soto por parte de las autoridades gaditanas a los ingleses, y estos, que le tenían no pocas ganas, se congratularon y agradecieron el servilismo de España por entregarles a tan pernicioso elemento. "Tutti cornuti, tutti contenti" El único huído fue el brasileño Dos Santos, usufructuario del botín, mientras no se demuestre lo contrario.
 

La meteórica singladura de Benito Soto
    

       El fin de la piratería en Europa

   El 19 de Noviembre de 1829 comienza en Cádiz el juicio de los piratas de La Burla negra. Durante la segunda mitad del año 1928, y casi todo el año de 1929, se llevaron a cabo las diligencias y el correspondiente acopio de informes, acusaciones, y oficios pertinentes de la causa. También en ese periodo fueron enviados a Cádiz los marineros presos en La Coruña y llegaron a Gibraltar más supervivientes del Mornimg Star. Por su connotación, el juicio habría de ser ejemplarizante, en él no sólo se iban a juzgar actos de piratería.
   Por un lado, la corona británica se resarcía de las ignominias recibidas, limpiaba su imagen ante su opinión pública, y asentaba su hegemonía como nación. Ningún español la había doblegado nunca y aquella no iba a ser la excepción, de hecho, al capitán pirata lo ajusticiarían con mucho aparato propagandístico en Gibraltar, colonia arrebatada a los españoles. Por otro lado, los absolutistas dejaban muy claro a los liberales quién mandaba en España. En principio se abogaba por castigos más livianos para aquellos desdichados, ateniéndose a los hechos, ninguno de ellos había ocasionado daños a España o a sus intereses, todo lo contrario. El buque Topaz, era de los Estados Unidos, país que apoyaba a insurgentes en la América latina. El Morning Star era británico, del país que durante tres siglos practicó el corso contra España, sin que ésta consiguiese ajusticiar a ninguno de sus corsarios.

   En ultima instancia, aquel juicio trataría de limpiar la imagen de la propia España, con el extraño asunto del Defensor de Pedro su imagen había quedado muy dañada a raíz de las acusaciones de corrupción, clientelismo y cohecho, entre otras. Puede decirse sin temor a equivocaciones, que aquel proceso iba a servir para poner a cada uno en su sitio tras el cruce de las susodichas acusaciones.

   Desde Cádiz denunciaban a las autoridades de marina en Galicia por facilitar el contrabando bajo sobornos, propiciando la venta del botín. Desde La Coruña y Pontevedra, acusaban a las autoridades de marina gaditanas de lo mismo, al hacer la vista gorda ante el supuesto naufragio. Desde Madrid decían que Cádiz era cuna de liberales y Galicia tierra de carlistas, y eso se iba a terminar de un plumazo. Fernando VII iba a dar ejemplo en la ciudad donde se había firmado la constitución ajusticiando a un gallego. Desde Londres se dejaba muy claro que no permitirían a unos piratas españoles robarles la cartera y serian ahorcados en Gibraltar para dar escarmiento a los que osasen atacar los intereses de la Gran Bretaña. Y en medio de todos ellos, Jorge Lasso de Vega, brigadier de la armada de recta conducta, con una honorabilidad intachable, de alta moral religiosa y juez fiscal del último juicio contra la piratería en Europa, cuya misión era finiquitar el asunto con rigor, incluso el de la corrupción institucional. En aquella tesitura, los tripulantes de La burla negra estaban listos de papeles. "Pobres piratas, dónde y en qué tiempos vinisteis a parar" comentó uno de los defensores.

   La sentencia para los enjuiciados en Cádiz fue ahorcamiento, descuartizamiento y exposición de los restos en diferentes lugares de la ciudad. Sentencia que se llevó a cabo los días 10 y 11 de Enero de 1830. Los ajusticiados en esa ocasión fueron:

   Nicolás Fernández, natural de Villa Viveros, obispado de Mondoñedo, Galicia, de 20 años

   Víctor Saint Cyr Barbazán, natural de Ponte Sac, provincia de Gascoña, reino de Francia, de 21 años de edad,

   Joaquín Francisco Morgado, natural de Lisboa, de 29 años,

   Nuño Pereira, natural de Lisboa, de 25 años.

   Francisco Goubín, natural de Sarbun, Departamento de la Mancha, Francia, de 32 años.

   Federico Lerendú, natural de Cutama, Francia, de 23 años.

   Domingo Antonio Lucio, natural de Lisboa, de 22 años.

   Pedro Antonio, natural de Oporto, de 26 años.

   Antonio Laida Lartitegui natural de Mundaca, Señorío de Vizcaya, de 23 años.

   María Guillermo Tetó, natural de Duan, de la costa norte de Francia de 22 años de edad.


   El resto de la tripulación, exceptuando a Soto y a Santos, cumplieron penas de cárcel, incluso aquellos que siguieron a Soto por la fuerza. No olvidemos que parte de los tripulantes, los que eran necesarios a bordo, fueron secuestrados por Soto cuando se amotinó. Según Lasso de Vega, ser obligados a practicar la piratería bajo amenazas de muerte, no era atenuante ni eximente. En este orden de cosas y aprovechando la coyuntura, decir que las mujeres ultrajadas en el Morning Star y que comparecían en calidad de testigos, también obtuvieron reprimenda y llamada de atención, opinaba lasso de Vega que no habían ofrecido la debida resistencia a tales actos. Nos podemos hacer una idea de cómo se jugaban los cuartos los personajes de aquella época.

   Con apenas 25 años, Benito Soto fue ahorcado en Gibraltar, el 26 de Enero de 1830, aunque según quien lo relate, no le ahorcaron, se ahorcó él mismo cuando al grito de; "Adiós a todos, la función ha terminado", saltó al vacío sin que nadie diese la orden de ejecución, ante el asombro de propios y extraños, privando así del jolgorio al "respetable" aposentado en el lugar y ávido de carnaza. Eso es lo que nos dice la oficialidad, según otras fuentes, puede que Soto comprase su libertad pagando buenos dineros, que los tenía, para desaparecer con José Dos Santos y repartirse el botín entre los dos. Nadie se explica cómo después de encallar desaparecieron de la escena gaditana, dejando en aquella ciudad a la tripulación con los bolsillos llenos de oro para gastar a espuertas, sabiendo que llamarían la atención más tarde o más temprano. También resulta sospechosa la confusión entre el faro de la isla de León y el de Tarifa. Puede que todo estuviese orquestado desde un principio y que todos aquellos despropósitos obedeciesen a un plan primigenio. Después de todo, ni eran caballeros, ni eran honorables. Cualquier cosa se puede esperar de un pirata.

   Burlas negras aparte, puede que los gaditanos sean los únicos que hayan podido ver, y disfrutar a la luz del día parte del supuesto tesoro acumulado por el joven Soto y sus secuaces. En Pontevedra, el interés sobre el fabuloso botín que llegó a descargar en la ciudad, dio pie a múltiples especulaciones sobre su paradero. Aunque la más famosa es la que lo sitúa en algún lugar del edificio del antiguo bar Pitillo, "Casa das Campás", hoy reconvertida en vicerrectorado. Incluso circuló la leyenda urbana de que los dueños del edificio habían llegado a incluir una supuesta cláusula en el contrato de venta al Ayuntamiento, exigiendo el tesoro si aparecía.


      Aquellos duros antiguos

   La ultima leyenda o hecho verdadero, según quien lo exponga, que nos deja el pirata Benito Soto es el hallazgo de un tesoro. A estas alturas todos sabemos la extraña inclinación que tenían los piratas de enterrar tesoros en lugares insospechados y Benito Soto no iba a ser menos. De hecho, a una historia de piratas sin tesoro oculto le falta enjundia. Así es que en 1904, Malospelos, un trabajador de la almadraba del armador José Zarandieta, se encontraba enterrando despojos de atún en la playa, ante su sorpresa, al remover la arena empezaron a salir monedas de oro. Malospelos se llenó los bolsillos y se supone que hizo varios viajes al lugar pero, esas cosas son muy difíciles de ocultar y la noticia corrió como la pólvora. No tardó mucho en que todo Cádiz corriese a la playa en busca del oro, ratificándose la leyenda que contaba como los piratas de La burla negra habían enterrado un tesoro en la playa.

   Todo aquello resultó algo cómico para el Tío de la tiza, un carnavalero de Cádiz, que compuso un tanguillo al que tituló "Los duros antiguos" El cual se estrenó en los carnavales de 1905, llegando a ser himno oficioso de los susodichos carnavales.


      

       A modo de conclusión

   En el transcurrir de la investigación me encontré con pasajes curiosos de la católica España, un ejemplo es el del rey Felipe III, el cual también armaba barcos en corso, pero les imponía la moral católica en el comportamiento y en los actos, con lo cual, aquellos corsarios eran una "mierda de corsarios", perdónenme tan burda expresión.

   Los corsarios británicos, entre otros, no atendían a razones de moral religiosa, quizás sea esa la razón de los éxitos obtenidos. No voy a ser yo quien disculpe el comportamiento de nuestros piratas en estas líneas, ni el de los piratas, ni el del resto de los figurantes. Es difícil saber quién delinquía más o quién era más filibustero, por desgracia este país de eso sabe, y mucho. Una de las certezas que me sobrevino al hacer esta investigación, me hizo ver como en este país, y desde hace mucho tiempo, se esconde todo aquello que viene de Galicia, menos el marisco y otros menesteres de carácter folclórico. Recuerdo cuando en la escuela nos leían "La canción del pirata" de Espronceda y aunque no lo quiera, en estos momentos siento un atisbo de reproche y una sensación de lectura incompleta. No entiendo el motivo de negar a unos niños la probabilidad de creer que aquella poesía tan bella, quizás estuviese inspirada en las correrías de un malvado pirata gallego. Es como si la vergüenza y la rectitud impuestas por las educación secular les impidiese ver la grandeza de nuestros héroes, por contra, nos hablaban de ídolos de otras tierras y nos mostraban las hazañas llevadas a cabo por otros hombres. En este rincón atlántico siempre hemos vivido a remolque de la toga y de la mitra. Del leguleyo y del facistol, que sientan sus pantagruélicas posaderas en los tronos de la santa capital. En futuras entregas trataré de enmendar estas exclusiones galaicas en la medida de lo posible, el material es abundante y de magra sustancia.

      Obras sobre Benito Soto


   Alberto Fortes - "Amargas han sido las horas"

   El autor sitúa en el barco de Soto a Edgar Allan Poe, reconvertido en William Wilson, el único marinero del buque Topaz a quien el sanguinario pirata dejó con vida tras abordarlo, y a quien permitió unirse a su tripulación. La historia describe, en palabras de Poe, cómo en abril de 1828 los tres baúles cargados de alhajas, monedas, piedras preciosas y perlas fueron transportados en un galeón del tío de Soto, José Aboal, desde Beluso (Bueu), donde estaba fondeado el Defensor de Pedro, hasta la ciudad. Y, una vez en tierra, depositados en la casa de Francisco Javier Bravo, el hombre que, según Fortes, le «arregló los papeles.


   Joaquín María Lazaga - "Los piratas del Defensor de Pedro"

   Todos los piratas del barco cuentan en el juicio -que fue transcrito en la obra de Joaquín María Lazaga Los piratas del Defensor de Pedro- que los baúles se descargaron apunta el autor-. Probablemente fue gastado por parte de Aboal y sus familiares. Lo que está fuera de toda duda es que entre el tío de Benito Soto y Bravo tuvo que estar el paradero del tesoro y que en Pontevedra hubo toda una tradición por averiguar el escondite, sobre todo a principios del siglo XX.


   Ramon Pedras "El último pirata"

   F. Javier Castro y Enrique G. Luque - "Los Diablos del Mar. La odisea de la Burla Negra"

   Gerardo González de Vega - "Mar Brava"

   J. Maria Castroviejo - "La burla negra"

      Enlaces de interes.

        Articulo de Perez Reverte
       Instituto de investigaciones jurídicas de la UNAM
       La rosa de los vientos - Piratas
       Biblioteca jurídica UNAM - Patente de corso

   
      Podcasts - audios mp3 sobre la piratería

Antonio Soto y La Patagonia rebelde



   ¿Recordais aquello de: Nunca tantos debieron tanto a tan pocos? Pues esta máxima atribuida a Winston Churchill, bien se le podría aplicar a la figura de este héroe gallego. Por contra, es uno de los grandes olvidados por aquellos que enarbolan la esencia galaica en tierras ajenas y se atribuyen éxitos, si los hay, aunque la ideología de los protagonistas sea políticamente incorrecta. Como siempre esta historia la protagoniza uno de esos olvidados.
  
    Quiso el destino que allá, lejos de las tierras galaicas, en un río llamado : Gallegos, se enfrentasen dos hijos de las galaicas tierras. Antonio Soto, sindicalista y  libertador de obreros oprimidos por el régimen de aquellos días, fue perseguido por  Héctor Benigno Varela, a la sazón, el militar encargado de erradicar a los huelguistas en los acontecimientos que se dieron en llamar: La Patagonia rebelde. Y si bien, Varela nació en Argentina, era de ascendencia gallega.
  
    Aquellos fueron acontecimientos de mucha importancia para el futuro inmediato de la Argentina y se plasmaron en el cine, Película La patagonia rebelde y en no pocas obras literarias, De cómo murió el chilote Otey y  Los dueños de la tierra. Entre otras.
    
     Antonio Soto -  Sindicalista.  A grandes rasgos

    
   Antonio Soto nace en Ferrol. (Galicia)  en 1897. A comienzos del siglo llegó a América instalándose en la Patagonia. En aquella época, en la Patagonia, la ganadería era una de las principales fuentes de riqueza. Allí, los capataces británicos empleaban en condiciones infrahumanas a los indios de la isla de Chilloe.

   La mano de obra era tan barata que la Patagonia compite con éxito frente a las potencias tradicionales: Australia y nueva Zelanda.

   Soto inicia su actividad como sindicalista promoviendo una huelga en el Gran Hotel de Puerto Gallegos. Más tarde, organiza a los Chilotes y convoca una huelga general para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores de las haciendas.

   Soto, al frente del consejo rojo, con 500 jinetes bajo su mando, consigue tomar varias haciendas, pero el ejército argentino contraataca. Soto y sus hombres son rodeados en la Anita, una granja de alta montaña. El ejército vence a los sublevados, fusila a más de 120 chilotes e indulta a aquellos que les parecían más aptos para el trabajo.

    Antonio Soto logra huir a Chile, donde permanece hasta su muerte.
   Para más información sobre Antonio Soto y la emigración gallega a Argentina, recomendamos la lectura de los siguientes libros de Xavier Alcalá: Viaxes no país do ELAL e Arxentina.

      La gesta de un héroe de leyenda


    Antonio Gonzalo Soto Canalejo nació el 8 de octubre de 1897 en la ciudad de Ferrol. Sus padres eran Antonio Soto Moreira y Concepción Canalejo González. El padre murió al poco tiempo de nacer él, en la guerra de Cuba a bordo del barco Oquendo. Cuando Antonio cumplió tres años, su madre se volvió a casar con Eduardo Rey y se marcharon con toda la familia a Argentina. Antonio tuvo problemas de adaptación con su padrastro, lo que fue determinante para que su madre lo enviase de vuelta para Galicia. Después de algunos años en Ferrol, en 1914 con diecisiete años, Antonio Soto regresó a Buenos Aires. La ciudad era un hervidero político, con huelgas, manifestaciones y periódicos anarquistas que llamaban a la lucha.

     La revolución rusa de octubre de 1917 fue, seguramente, el hecho más significativo para la formación política de Antonio Soto, como también lo fue para el movimiento obrero Argentino de aquel momento. Antonio siguió con gran ilusión los acontecimientos de los obreros bolcheviques.

    A los 22 años, Antonio Soto se incorporó a la Compañía de Teatro "Serrano Mendoza", que hacía el recorrido de los puertos patagónicos. La Compañía, en uno de sus tantos viajes, se trasladó al puerto de Río Gallegos. El clima obrero de esta ciudad atrapó a Soto. Antes de actuar y también al acabar, Antonio iba a visitar el local de la Sociedad Obrera. Allí escuchó al periodista vasco José María Borrero, quien asesoraba a la Sociedad Obrera. Este periodista le causó un gran impacto. Borrero tuvo una influencia decisiva en los trabajadores de Río Gallegos, y fue éste quien vio en Soto un dirigente con muchas posibilidades de desenvolvimiento sindical. Tanto fue así que animó a Soto para que abandonara la Compañía y se sumase a las tareas directivas del sindicato.

    A los pocos meses, el domingo 24 de mayo de 1920, en una asamblea general de la Sociedad Obrera de Río Gallegos, adherida a FORA, eligieron al Secretario General de la misma. El panorama de aquellos días era de mucha tensión; por un lado, los peones rurales estaban en conflicto por conseguir mejores condiciones laborales y, por el otro lado, los trabajadores de las haciendas andaban preocupados por la crisis de allí y los niveles de organización y de reivindicación de los obreros anarquistas.

    Ante estos hechos, la central sindical declaró la huelga general. La situación de esos días era muy tensa. La provincia de Santa Cruz estaba paralizada por los huelguistas.

    La represión no se hizo esperar, la autoridad militar movilizó a la marina, a la policía y se volcó en reprimir todo aquello que olía a huelguista. En un par de horas fueron encarcelados docenas de activistas sindicales. Siguiendo los testimonios de la época, Antonio Soto logró escapar de la persecución, refugiándose en la casa de una gallega de armas tomar, que vivía en las afueras de Río Gallegos. La dueña de la casa era conocida entre los anarquistas como " Doña Máxima Lista ", o sea, maximalista.

    El 28 de enero de 1921 en el transporte "Guardia Nacional" embarcó el 10º Regimiento, al mando del Teniente Coronel Varela, rumbo a Puerto Gallegos. El 29 de enero llegó, después de varios meses de estar nombrado, el gobernador de la provincia. La llegada del nuevo gobernador Yza, permitió entrar una etapa de acercamiento entre las dos partes y comenzaron así las negociaciones. Durante estos días el gobernador Yza puso en libertad a los presos sindicales y suspendió el clima de represión que se vivía en las ciudades del sur. La actitud dialogante y la promesa de cumplimiento de las reivindicaciones de los trabajadores permitió el fin de la huelga.

    En julio de 1921 se produjeron varios episodios que llevaron a la ruptura entre los obreros y los patrones. Las condiciones pactadas con los obreros de las haciendas no se cumplían en toda su totalidad. Mientras tanto, el contador Eloy del Val, de la Sociedad Anónima Mercantil de Patagonia en Puerto Deseado, le dispararon diez balazos por la ventana de su casa. El motivo era haber despedido a obreros. El contador salió ileso, pero el atentado tuvo una gran repercusión en Buenos Aires. Al doctor Sicardi presidente de la Liga patriótica de Santa Cruz, miembros de la Sociedad Obrera le pararon en la calle y le quitaron el arma que llevaba. Conforme sucedía esto en la ciudad, en el campo siete haciendas fueron tomadas por los obreros haciéndose con los caballos. Pero será, seguramente, la noche del 9 de julio, día de la patria argentina, un día que marcará los futuros acontecimientos. Esa noche era la culminación de toda una jornada de actos patrióticos en celebración de la Independencia Argentina. El Hotel Español fue el sitio elegido para realizar el banquete, en el que participaron las personalidades más destacadas de la provincia. Casi cien comensales estaban listos para cenar cuando uno de los camareros avisa al cocinero Antonio París, paisano de Soto, que entre los presentes se encontraba Manuel Fernández, dueño de la firma Varela Fernández, empresa boicoteada por orden del gallego Soto. Antonio París junta a los camareros y en nombre de la Sociedad Obrera prohíbe que sirvan las mesas. Sus compatriotas gallegos secundan la decisión del delegado de la Sociedad Obrera.

    La negativa de los gallegos crea una gran indignación entre los presentes, que consideraban que era un agravio contra la Patria. Ante esta situación los presentes resuelven servirse ellos mismos, bajo la atenta mirada de los camareros, que ven ganada una pequeña batalla.

    Esta actitud de insubordinación y antiargentinidad , según los de las haciendas, provocó que los distintos sectores burgueses hiciesen causa común contra los trabajadores.
    Las tensiones en Río Gallegos cada vez fueron mayores y Antonio Soto tuvo que sufrir los ataques de los otros sectores sindicales alentados por los sectores reaccionarios.
    En Río Gallegos la policía encarceló a Antonio París, miembro de ka Asociación Obrera. Durante la detención cerraron el local sindical. El día 24 de octubre de 1921 se declaró la huelga general.

    En Buenos Aires, el presidente Yrigoyen volvió a solicitar a su amigo el Teniente Coronel Varela, para que se hiciese cargo de reprimir la Patagonia. Mientras el militar prepara a sus soldados en el Cuartel de Campo de Mayo, Antonio Soto, el 31 de octubre, levantó las peonadas de las haciendas "Buitreras", "Alquina", " Rincón de los Moros", "Glencross", además de "La Esperanza" y "Bella Vista". Una larga columna de 300 obreros rurales se aproximó a Turbio y a Punta Alta. Los Otros delegados levantaron al personal de todas las haciendas desde Largo Argentino hasta Punta Alta. En menos de siete días, seis hombres sublevaron la extensísima región del sureste del territorio Santacruceño. Esta primera parte, dirigida por Soto, fue absolutamente pacífica. El movimiento buscaba la libertad de los presos de Río Gallegos. El 5 de noviembre todo el sur de Santa Cruz se paralizaba. Varias son las columnas de sesenta, de cien, de doscientos hombres que marchan con la bandera roja por las desoladas tierras del sur.

    La noche del 6 ó 7 de diciembre fue una de las más largas de la vida de Antonio Soto. Los militares estaban a la puerta de la hacienda " La Anita ". Los trabajadores se reunieron en asamblea. Juan Farina, de origen chileno, propuso acabar con la huelga y negociar con los militares. La mayoría de los peones chilenos apoyaron la propuesta. Después habló el anarquista alemán Pablo Schulz, quien señaló que la única forma de triunfar era peleando.

    Antonio Soto, con una asamblea propensa, jugó su última carta y propuso que se enviaran dos hombres con bandera blanca hasta donde estaban las tropas y que pidieran las condiciones mediante el jefe militar, sobre la base de la libertad de los compañeros de Río Gallegos y el cumplimiento de las cláusulas del convenio del año anterior. Dos chilenos serán los encargados de dicha misión. Al llegar a la zona de los militares son automáticamente fusilados, negándose aquellos a cualquier tipo de negociación. Los jefes militares envían tres soldados con bandera blanca, para comunicarles que el ejército sólo está dispuesto a ofrecerles la rendición incondicional, y que a cambio serían respetados y tratados con corrección. Los dirigentes piden el plazo de una hora para reunirse en asamblea. El dirigente chileno Farina es partidario de aceptar la propuesta de los militares. Schulz, por el contrario, es de la opinión de, más que nunca, resistir. Mientras tanto, Soto dará el discurso de su vida. Osvaldo Bayer relata sí esta parte de la asamblea: " En tono más que dramático, a gritos llama la atención de todos. Este más gallego que nunca al hablar:

    -Os fusilarán a todos, nadie va a quedar con vida, huyamos compañeros, sigamos la huelga indefinidamente hasta que triunfemos. No confiéis en los militares, son la ralea más miserable, traidora y cobarde que habita en la tierra. Son cobardes por excelencia, son resentidos por estar obligados a vestir uniforme y tener que obedecer toda la vida. No saben lo que es el trabajo, odian a todo aquel que goza de libertad de pensamiento. No os rindáis, compañeros, os espera el amanecer de la redención social, de la libertad de todos. Luchemos por ella, vayamos a los montes, no os entreguéis.-

    Golpea los puños, se golpea en el pecho, chilla, hasta le caen las lágrimas cuando la gente no le responde nada. Ahí está Antonio Soto, alto, con una gorra revolucionaria, hablando de lo que es la libertad. Intenta levantar con sus palabras un ánimo definitivamente muerto y conforme ya con su suerte. Soto no se quiere dar por vencido. Es ésta su última asamblea, allí, frente a ese paisaje maravilloso.

   -Sois obreros, sois trabajadores. Seguid con la huelga, triunfad definitivamente para conformaros con una nueva sociedad donde no haya pobres ni ricos, donde no haya armas, donde no haya uniformes, donde haya alegría, respeto por el ser humano, donde nadie se tenga que arrodillar ante ninguna sotana ni ante ningún mandón.-

    La asamblea pasará a votar y ganará la posición de fardan. Schulz dirá que está totalmente en contra pero acatará la decisión de la asamblea. Soto, por su parte, se va a manifestar también en contra de ésta, indicando que él no va a caer en las armas de los militares y que no va a dar su vida en forma tan miserable. Hace una última llamada a todos para que le sigan. Soto se despide diciendo:

   "Yo no soy carne para echársela a los perros. Si es para pelear, me quedo, pero los compañeros no quieren pelear".
( testimonio de Fernández y Lada ).

    A Soto le siguen doce huelguistas, y aprovechan la caída del sol para huir a caballo rumbo a la Cordillera. Esa noche fue terrible. Los militares realizaron una auténtica carnicería humana y la mayoría de los huelguistas rendidos fueron humillados, torturados y fusilados. Según las cifras que se manejan, entre quinientos y seiscientos fueron los huelguistas que se rindieron en la Hacienda La Anita. Según los anarquistas de fuera, en la Anita se fusiló entre 150 y 250 huelguistas y durante el tiempo que duró el conflicto, alrededor de 1.500 trabajadores.

   Antonio Soto y su grupo fueron a Chile por el paso de Sentinela, después de cinco días cabalgando por la Cordillera perseguidos por el ejército argentino y los carabineros chilenos que intentaban que no entrasen en el país. Soto logró llegar a Puerto Natales. Allí los compañeros de la Federación Obrera esconden a Soto. Los dirigentes chilenos, conocedores de los peligros que corría en esa ciudad, deciden enviarlo en barco hasta Punta Arenas, donde encontrará refugio en la propia sede de la Federación Obrera de Magallanes. En Punta Arenas permanecerá algunos días hasta que por recomendación de sus compañeros tendrá que seguir rumbo a Valparaíso. Soto se instaló en un pequeño hotel del puerto de esta ciudad, donde conoció a la hija de los propietarios de la vivienda en la que residía. A los pocos meses se casó con Amanda Souper y se trasladó a Iquique, al norte de Chile. Con su primer matrimonio tuvo seis hijos: Alba, Antonio, Mario, Aurora , Amanda y Enzo. En esta ciudad de salinas tuvo su primer accidente y se trasladó a vivir a Santiago de Chile. Aquí siguió su actividad política de forma clandestina mientras trabajaba como chofer de su propio autobús. Las persecuciones policíacas le llevaron a mudarse de domicilio continuamente hasta que decidió trasladarse a Valparaíso y se decidió a marchar como peón rural hasta que se instaló en Punta Arenas, para después trasladarse a Puerto Natale. En esta ciudad se instaló un cine al que se le dio el nombre de "Libertad". Aquí no le fueron las cosas muy bien, lo que le empujó a retomar su oficio de trabajador rural, siendo, durante muchos años, asesor de los sindicatos del sur chileno.

    En 1936 cuando se declara la guerra civil en España, Soto intenta ir a luchar por la república, pero su salud no se lo permite. El 5 de marzo de 1938 se vuelve a casar con una chilota ( de la isla de Chiloe ), Dorotea Cárdenas, con quien tendrá una hija, Isabel Soto. En 1945 se trasladó a Punta Arenas, donde trabajará como obrero de una fundición en la que arreglaban motores de barco, luego montará un puesto de frutas en el mercado y después un Restaurante llamado "Oquendo", en homenaje al barco en el que navegó su padre.

    Durante estos años funda el Centro Republicano Español, el Centro Gallego y la filial de la Cruz Roja Internacional.

    La salud le obligó a dejar el restaurante, por lo que decide poner una pensión, que llevará su apellido y que está situada en la calle Ecuatoriana, y se apoyaba económicamente con un camión que hacía fletes desde el puerto.

    En 1962 abandonó todo tipo de trabajo y el 11 de mayo de 1963 fallece en punta Arenas a los 65 años, a causa de una trombosis cerebral.
    Una verdadera multitud le acompañó hasta el cementerio. La comitiva estaba encabezada por banderas de la Cruz Roja, el Centro Republicano y por la bandera gallega llevada por el Centro Gallego.


   Agradecimientos al  centro gallego de Buenos Aires que aportó esta biografía.

   Podría extenderme más, pero es innecesario. La documentación sobre Soto es harto extensa en la red y a estas alturas ya nadie aporta nada nuevo a su biografía y a los acontecimientos  del río Gallegos. Sin embargo si querría dejar patente la intención de este tipo de artículos, y la intención no es otra que sacar a la luz estos héroes silenciosos y silenciados por la cultura que nos han impuesto en este país.

   En algunas ocasiones me he quejado, y en algunas otras me seguiré quejando, del oscuro interés que impera en los estamentos  políticos, religiosos y más triste aun, los culturales, en silenciar y opacar ciertas figuras históricas  de Galicia. Es como si quisieran anular ciertos comportamientos en los habitantes de aquellos pagos. Da la impresión que lo único interesante en las galaicas tierras es el marisco, el lacón con grelos, el condumio barato  y que somos muy trabajadores. La cosa se tuerce si nos hacemos sindicalistas, piratas, comunistas, aventureros, descubridores y otras cosas aun peores, restando protagonismo al resto de la "nación".

   A veces la vergüenza y la envidia me invaden al ver como otros países, otras sociedades, encumbran a sus héroes. Y más tristeza siento aun al ver como este país en el que vivo ensalza a esos países que ensalzan a sus héroes, olvidándose de los propios. Esta España mía, esta España nuestra, ve como tres de sus autonomías reclaman el nacimiento de Colon, y sin embargo una caterva de salta charcos patrios según la ocasión, se inclinan por la versión genovesa y la hacen oficial. Versión carente de peso especifico, o cuando menos con el mismo peso del que hacen gala otros reclamantes. Esa miasma de sofistas amantes de la bandera y reclamantes de la pecunia, propagantes de  soflamas patrióticas mientras practican el servilismo. Esos son los que quieren silenciar la historia de Galicia, y mientras en Argentina se estudia en las escuelas las revueltas del río gallegos y las biografías de aquellos héroes, en nuestras aulas se estudia a ratos, las aventuras y desventuras de la vida sexual del lagarto de Java, por cortesía del ultimo plan estatal de educación. Si es que somos el orgullo del tercer mundo y ¡Olé!
   Es por eso que trato de arrojar luz sobre este tipo de personajes. Seguramente, muchos de vosotros no conocíais este instante histórico de Argentina. Muchas cosas cambiaron en aquel entonces, y podríamos decir que en parte fue gracias a un gallego llamado Antonio Soto. A partir de aquí ya es cosa vuestra seguir investigando, todo depende de cuanto os interese la historia, o la ausencia de ella.


     Enlaces de interes.
     Antonio Soto

Blade Runner. Enfrentamiento con el creador

   Entre las películas catalogadas como cine de culto se encuentra Blade Runner. La película fue estrenada en 1982 y ostenta el honor de ser reconocida como la precursora de la era Cyberpunk. También ostenta el puesto nº 20 entre las mejores películas de la historia, según la prestigiosa revista de cine Empire, amén de ser considerada la nº1 entre las de ciencia ficción por otras publicaciones de renombre, cosa que me parece algo exagerada. Sin embargo, los puristas y los críticos del genero no apostaron por esta cinta cuando se estrenó, y si ellos no lo hacen, las masas tampoco, obteniendo resultados poco esperados en los USA, pasando a ser material marginal con una temática poco asimilable para los dinosaurios de la prensa especializada. Por otro lado, fuera de los Estados unidos tuvo mucha aceptación, llegando a ser idolatrada por sectores culturales influidos por el Underground y la postmodernidad de la época, y atrayendo miradas curiosas de académicos y amantes de las nuevas tendencias artísticas. Digamos que Blade Runner no cumplía los estándares culturales de la industria cinematográfica norteamericana del momento, y al ser ésta objeto de culto por minorías y grupos fandom, pasó a ser película de culto, como tantas otras que ostentan este singular estatus por adelantarse a su tiempo.


   Este trabajo del director Ridley Scott, está inspirado en el relato ¿Do Androids Dream of Electric Sheep? (¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?) de Philip K. Dick, hasta entonces olvidado por parte de los estamentos culturales, aunque erróneamente se apuntó a la novela de Alan Nourse: The Bladerunners. La traducción de Blade (Hoja cortante, cuchillo, escalpelo, navaja) y Runner (Corredor)nos hace pensar en muchas cosas, pero nunca en exterminadores de replicantes, sobre todo cuando los Bladerunners de la novela de Nourse, eran traficantes de material quirúrgico. Como veis, no hay similitud entre argumentos. De todos modos, parece ser que R. Scott compró los derechos de la susodicha novela  para poder utilizar el título de la misma.  Para los amantes de la curiosidades decir que Philip K Dick no llegó a ver el estreno de la primera película inspirada en una de sus obras, pues falleció poco antes. Aún así pudo visionar media hora de prueba antes de morir. Philip K Dick se fue sin saber que a partir de Blade Runner mucho cine de  ciencia ficción se inspiraría en sus obras, o estaría influenciado por ellas.


   Blade Runner nos muestra el año 2019 como un futuro distópico de una decadente ciudad de Los Ángeles donde  el policía  Rick Deckard, (Harrison Ford), tiene por misión retirar de la circulación a una serie de replicantes, criaturas biomecánicas producto de la ingeniería genética cuya perfección hace casi imposible detectarlos entre la población humana. Al leer el relato de  Philip K. Dick, os daréis cuenta de que el parecido entre el texto y la cinta cuando menos es discutible. Sin embargo, la idea  se mantiene y es perfectamente reconocible. De hecho, en el relato conviven diferentes inquietudes dando lugar a variadas lecturas e interpretaciones.
 
   El texto de Dick plantea un problema ético referente a la inteligencia artificial: Llegado el momento, si una criatura biomecánica piensa y se comporta como un humano, ¿es o no es humana? Se podría pensar que esta cuestión esta muy manida en la actualidad donde la influencia religiosa quizá sea menor, pero la obra fue publicada en 1968, y en esos años nadie se planteaba esas cuestiones. La temática ofrece tal debate filosófico que ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? no solo ha servido de inspiración en Blade Runner, películas como Inteligencia artificial, Ex Machina, Autómata, Terminator, Asesinos cibernéticos (También inspirada en un relato de Dick) esgrimen el mismo o similar argumento. De igual manera ocurre en el mundo de la televisión donde series como Almost human juegan con igual temática. Un ejemplo es el cuarto capitulo de la 3ª temporada de la serie Fringe: ¿Sueñan los multiformas con ovejas eléctricas? Este capítulo hace un guiño a la obra de Dick al igual que Blade runner. En ambos casos hablamos de criaturas biomecánicas con crisis de identidad.    
 
   Uno de los momentos más conocidos del metraje es la muerte del replicante Roy Batty (Rutger Hauer) y la ya famosa reflexión. Reflexión que no aparece en el relato de Dick, dicho sea de paso. No voy a negar que es un gran momento en la película, pero dista de ser mi preferido.
 
   Cito:  Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: Naves de ataque en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo; como lágrimas en la lluvia..., es hora de morir.  

   Los planteamientos filosófico-religiosos de Blade Runner indagan en el comportamiento de humanos y de robots humanoides, y nos sumergen en los anhelos de  los replicantes que poseen mas fuerza, más destreza, más agilidad, y la misma inteligencia que sus creadores humanos, por lo que podría decirse, a todos los efectos, que son humanos mejorados. Sin embargo, son perseguidos y exterminados por aquellos que los crearon y esto, claro está, crea conflictos lógicos.
 
   Dejadme que os muestre un instante de filosofía en esencia. El enfrentamiento  del creador con el ente creado. La profundidad de este instante es sublime, y de  vértigo supremo ante el acto de destruir al "Padre". Las alegorías a este anhelo en la historia del pensamiento son infinitas, y existen desde que el hombre tiene consciencia de su mortalidad, de la cual culpa a la deidad que lo creó. Esto nos induce a pensar que todo ser inteligente y consciente de serlo es un potencial deicida.
 
 

 

Pensamientos filosóficos en Matrix

   ¿Píldora roja o píldora azul?. Eso es Matrix, pura filosofía. Hay quien compara esta película con la caverna de Platón, al no poder discernir si el mundo en el que vives es real. La idea de la negación es antigua en filosofía, negar una realidad dura pero verdadera para  abrazar otra más cómoda, pero falsa. Pensadlo con detenimiento, ¿Acaso  no está pasando eso? Solo tenéis que echar un vistazo a vuestro alrededor. Algunos niegan el cambio climático, el hambre en el mundo, la desaparición de las especies animales, la sobre explotación de los océanos, las guerras, los abusos gubernamentales, las torturas, el tráfico de personas, la esclavitud. Esas personas que se acogen al negacionismo para esquivar la incomoda realidad que les rodea, viven conectadas a máquinas como en Matrix, mediante tubos que alimentan su falsa realidad. Esos tubos son el consumismo, la televisión, la propiedad, la inseguridad y otros estímulos neurológicos ricos en niveles de confortabilidad y tranquilidad.
 
  Curiosamente, en la película Total recall, Douglas Quail ha de tomar una píldora roja como acto simbólico para volver a la  realidad, ya que es victima de un implante cerebral mediante el cual experimenta una realidad alternativa en forma de sueño programable. En Matrix le sucede algo parecido a Neo (Keanu Reeves), al tener que elegir entre una píldora roja u otra de color azul. Con este gesto elige seguir viviendo en la simulación social creada por las máquinas, cómoda y confortable, o  experimentar la verdadera realidad que se reduce a la esclavitud humana ejercida por parte de las máquinas (Sistema), una realidad aplastante y terrorífica.
 
   Aprovecho este momento para declararme rabiosamente Dickiano, y dejar claro que Total recall (Desafío total), está basada en un relato de Philip K. Dick, "Podemos recordarlo por usted al por mayor". Ya comenté en otras entradas que la influencia de este escritor norteamericano en el cine de ciencia ficción era patente y potente.
 
   Las influencias filosóficas en  Matrix son  extensas en su variedad y ricas en su cualidad. Podemos ver cómo las máquinas se revelan contra el ser humano infringiendo las leyes de la robótica de Isaac Asimov. Creo que se están quedando obsoletas. Un ejemplo es Terminator, donde las máquinas también se revelan contra la humanidad.
      
       La leyes de la robótica de Asimov
    
     1ª) Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
      2ª) Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la 1ª Ley.
     3ª) Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1ª o la 2ª Ley.1
 
   En otro momento filosófico Neo le pregunta a su amigo Troy -"¿Alguna vez has tenido la sensación de no saber con seguridad si sueñas o estás despierto?"-  Esta pregunta me transporta al racionalismo de Descartes cuando postulaba que no tenia indicios ciertos para distinguir el sueño de la vigilia. También vemos como Neo es el elegido, un mesías que ha de salvar a la humanidad de las máquinas sin alma, máquinas creadas por la misma humanidad que ahora es esclavizada, y que parte de ella se refugia en un último reducto llamado Zion, ¿Sion?, sin pasar por alto que Neo muere y resucita. No sé cómo maridarla con el racionalismo cartesiano, pero esta alegoría huele a filosofía judeocristiana, y si a esto sumamos que los directores de la película son judíos (hermanos Wachowski), como resultado obtenemos una Biblia ciberpunk. Solo nos falta un angelote trompetero anunciando el Apocalipsis en forma de apagón digital, y tendremos mesnadas de zangolotinos cabreados como mandriles por no tener Whatsapp. Y esto si me parece un futuro distópico.
 
   Matrix me recuerda a  la novela Neuromante de Willam Gibson, posiblemente el padre del Ciberpunk, en ciertos aspectos Neo es Case, el personaje principal de Neuromante.  También veo la presencia de los  universos mecánicos de Stanislaw Lem en las Memorias de Ijon Tichy. Pero hay una presencia omnipotente en Matrix, hablo de la primera película de la trilogía,  es la del filosofo francés Jean Baudrillard y una de sus obras Cultura y simulacro, Simulacra and simulation. He de confesar que cuando la leí por primera vez, solo obtuve desazón y confusión, no obstante era el año 1981 y solo tenia 17 años. Sin embargo, volví a leerla cuando al principio de la película observé una revelación visual creada por un dios bromista con el único propósito de llamar mi atención. Estaba viendo el libro que años antes me había inducido a ver la realidad de una manera más crítica.
 

 

 
   En la escena, Neo esconde un programa en el libro de Baudrillard para vendérselo a su amigo Troy. Si esto no es una señal... En fin, Matrix contiene una pequeña cantidad de  todo lo que me satisface, software pirata, hackers, filosofía postmoderna, ciberpunk y realidades alternativas. Parece ser que al fin estoy modelando un mundo a mi imagen y semejanza. :) Otra casualidad es que Neo abre el libro por el capitulo  dedicado al Nihilismo,  cuyo lema es: "Nihil novum sub sole", nada nuevo bajo el Sol. En ese punto del libro hay un hueco donde esconde los programas, en ese lugar del libro hay un vacío. Y en ciertos aspectos de la película eso ocurre: "Nada nuevo bajo el Sol". Coreografías sobreactuadas o sobrecargadas, exceso de efectos visuales que solo han servido para llenar las arcas de premios técnicos, y que solo me quedaría con la interpretación de Fishburne, hacen que el resultado final no sea tan dulce como quisiera, y que sienta la presencia de un vacío, un hueco no rellenado. De todos modos creo que es una gran película, de hecho ya está catalogada como de culto, y entre la mejores de la ciencia ficción.
 
   Como hemos visto, Matrix es Filosofía toda ella. Neo tiene que seguir a un conejo blanco (Alicia en el país de las maravillas). Encontramos claras referencias mesiánicas.  Visita a un oráculo y su mentor es Morfeo, por no hablar de la presencia del mito de la caverna de Platón, como vimos anteriormente. Se podría decir que el universo de la mitología y filosofía griega están presentes en la cinta. Incluso, rizando el rizo, encontramos trazas de Un mundo feliz de Aldous Huxley. Sin embargo hay un momento en Matrix que toca una fibra distinta a la predominante en toda la película, es una clamorosa llamada de atención sobre un hecho que últimamente está moviendo conciencias  ¿Es el ser humano un virus? Este planteamiento se lo hace el agente Smith (Hugo Weaving) a Morfeo (Laurence Fishburne). y lo creáis o no, ya tiene corriente filosófica y movimiento cultural propios.

 

La intervención divina en Pulp Fiction


  Uno de los pilares esenciales del cine son los diálogos. Un buen uso de estos suele dar empaque a la pelicula y  como no,   crear escuela. En ocasiones, es el dialogo quien salva una escena, incluso quien desvía la atención de la misma. Uno de los maestros del dialogo en el cine, al menos en el actual, es Tarantino. Muy a menudo las conversaciones de sus personajes me envuelven de tal manera, que olvido la escena. Tarantino, en esos momentos, refuerza la imagen con la palabra. Todo es dialogo y la imagen casi se torna secundaria. Os dejo esta escena de Pulp Fiction,  en la que John Travolta y Samuel L. Jackson, se explayan a propósito de una supuesta intervención divina.


Disquisición sobre el amor hermoso y la globalización evangelizadora.

   En estos tiempos que nos bombardean con nuevos términos  referidos a supuestas nuevas situaciones, no dejo de pensar en la ignorancia que nos embarga o en las mentiras que nos cuentan.
 
    Uno de estos términos rimbombantes es: Aldea global o Globalización y nos lo venden como un comportamiento actual devengado de Internet, o las nuevas maneras de comunicación, o de necesidades comerciales, incluso de aspiraciones culturales y fraternales. Nada más lejos de la verdad. La globalización no es un hecho actual. El hombre desde que es "Sapiens", también suele ser "tocapelotas", y una de sus habilidades es precisamente el afán desmesurado de globalizar y que se sepa, desde el albor de los tiempos esa habilidad fue aplicada a todo bicho viviente por las religiones, los estados, los imperios, el sexo, y el mismísimo dios de los cielos.
 
   Ejemplos hay muchos, ha saber: Alejandro Magno, Roma, Napoleón, Hitler, Gengis Khan, George Bush y todos los Papas desde Pedro hasta ahora, mal interpretando las enseñanzas de Cristo que por otro lado también quería globalizar. La cosa es que lo de globalizar viene de fábrica en algunos homínidos, incluido el sapiens.  Un ejemplo son los chimpancés, cuando se aburren, estos simpáticos monos se dedican a globalizar a otros chimpancés que habitan los territorios aledaños, llegando a haber grandes refriegas. Se supone que estas campañas globalizadoras  aportan más honra y más gloria a la especia, si cabe.
 
    Una de las formas de globalizar que aporta más beneficios al globalizador es la religión. Constantino, globalizó el imperio romano y sus fronteras con una maniobra de inteligencia suprema, implantando la religión cristiana en todo el orbe romanizado. Solo hay un Dios y yo soy su representante en la tierra. Es decir: de un plumazo Constantino regenta los designios del imperio y de las almas que en él habitan. Vamos, que de aquellos lodos a estos barros, nada ha cambiado.
 
    En la actualidad nos venden el radicalismo islámico como algo maligno y pernicioso, cosa que aprovechan los gendarmes del mundo civilizado para atacar sus casas y llevarse la merienda de los niños. No os dejéis engañar con el chocolate del loro, los radicalismos son perniciosos todos ellos, en el fondo todos persiguen lo mismo, imponerse y doblegar a los que no piensan como ellos.  Con este fin utilizarán todo tipo de engaños subterfugios  o milongas con tal de que milites en sus filas, y  te decantes por su filosofía. Y ha de ser algo congénito, ya que muy pocos se libran de tales prácticas a lo largo de la historia, desde las cruzadas y la yihad islámica, hasta los modernos y  variopintos imperios, bien sean comerciales, religiosos, agrícolas, etc. Para que todo se globalice a de haber alguien que sople el globo.
 
    Nosotros, los españoles, también hemos tenido nuestro momento globo. Recordad aquello que se decía en tiempos del segundo Felipe: - En el imperio español nunca se pone el Sol -. Si, así es, España globalizó parte del globo terráqueo y, como no iba a ser de otra manera, también quiso globalizar las almas de los incautos que moraban dentro de las fronteras del susodicho imperio. Algunas veces lo consiguió, otras no tanto. Digamos que los protestantes alemanes protestaban mucho. Los flamencos siguieron siendo calvinistas. Venecia adoraba al becerro de oro, en Filipinas ni se sabe a quien adoraban y el caribe, pues eso, en el caribe había mucho caribeño seudo africano, y preferían adorar la  música y la danza de los dioses totémicos y animistas. Sin embargo, en los lugares que obtuvieron éxito a menudo éste fue rotundo, y uno de los más rentables es aún hoy la implantación del culto a la madre de Dios en las Américas. Y una de las formas más conocida por aquellos lares del culto a la deidad femenina, es la virgen de Guadalupe. Patrona de México, de toda Iberoamérica y de Extremadura.
 
   Éste es uno de esos hechos extraños de la globalización religiosa que a su vez, por la impregnación de la religión, se convierte en un hecho de exaltación nacional y en demasiadas ocasiones  de  nacionalismo extremo. Y se llega a esta situación esgrimiendo, como era de esperar, todo tipo de triquiñuelas que una vez enquistadas son difíciles de desmentir. Vamos a tratar de desentrañarlo.
 
     Geografía y Etimología de Guadalupe

 
    Primero veamos el acontecimiento, esto es: ¿Qué es Guadalupe?. En principio, y por orden cronológico de conocimiento, Guadalupe o Guadalupejo es un afluente del río Guadiana.  Nace en Guadalupe, Cáceres y desemboca en Piloche, Badajoz Ambas provincias extremeñas, en España. Si, Extremadura, de donde se nutría, en su mayoría, el elenco conquistador  de las Américas. Bien, este hecho geográfico es indiscutible, el susodicho río existe, y ha llegado hasta nuestros días con el nombre  que los árabes decidieron ponerle. Es pues lícito dirigirse a la fuente para dilucidar la etimología del vocablo árabe  Wad al-luben. Así que, según los diccionarios etimológicos y tesauros toponímicos, según las guías de las visitas guiadas en el pueblo del mismo nombre, el cual alberga el monasterio de la virgen llamada de igual manera, y según mi amigo Arafat  palestino de toda la vida, Wad al-luben quiere decir: "Río escondido". Así se admite y así se asume. Cierto es que en Texas (U.S.A), también existe un río llamado Guadalupe, lo cual reseño en estas líneas para encumbrar más, si cabe, mis conocimientos geográficos. Pero dicho acontecimiento es irrelevante para el caso que nos ocupa. Más bien parece un bautizo por parte de algún explorador carente de ideas, y no el hallazgo de un río escondido en Texas por parte de un árabe.
 
   Llegados a este punto, hay quien quiere rizar el rizo y en un ejercicio de malabarismo lingüístico, mete en la misma saca Wad al del árabe y Lupen ¿Del latín?, y de esta manera, mediante una  filigrana etimológica, se pretende llamar a la susodicha corriente acuática: Río de lobos. Otra maniobra verbal es la de Wad al speculum (Guadalupejo) y así, haciendo una cordial juntaza con vocablos de pueblos que a estas alturas de la película no se tenían estima, pretenden que el río se llame Río de la luz o Río  espejo. Estos amantes de las maniobras lingüísticas mantienen que los latinajos provienen del pueblo godo, a la sazón, reinante en la piel de toro cuando llegaron los árabes. Y como estos últimos, entraron en la península de muy buenas maneras y en actitud amistosa,  las noches de la primavera ibérica godos y árabes se juntaban en torno a la hoguera, y cuando se aburrían bautizaban accidentes geográficos, eso si, mitad latinajo godo y mitad árabe andalusí.
 
    Otros nombres devengados de despropósitos etimológicos son: Río del cascajo negro, río de lajas, río del amor, amen de otras aberraciones aún peores. Ahora bien, la maniobra lingüístico - nacionalista más extravagante que se maneja a propósito del vocablo Guadalupe, es la versión mejicana, la cual postula que dicho vocablo es Azteca o Nahualtl, quedando la cosa de la siguiente manera:
 
    coatlallope: ‘la que aplasta a la serpiente’ (siendo coatl: ‘serpiente’, a: preposición y llope: ‘aplastar’).
    tequantlanopeuh: ‘la que tuvo origen en la cumbre de las peñas’.
    tequatlasupe: ‘la que aplasta la cabeza de la serpiente’.
    tlecuatlahlope: ‘la que nos salva de ser comidos’.
    tlecuauhtlacupeuh: ‘la que viene volando de la luz como el águila de fuego’.
     cuahtlapcupeuh.
    tlecuauhtlapcupeuh: ‘la que procede de la región de la luz  como el águila de fuego’.  
 
   O sea, en un afán desmedido por sacudirse la herencia española, y de asentar una identidad que excluya dicho legado, por parte de un incipiente nacionalismo que no quiere renegar de la herencia católica ni del dios que la trajina, algunos mexicanos postulan que una virgen militante en las huestes de la imaginería católico-española, aparecida en segunda instancia, que sepamos, a un indio de nombre Juan Diego, es en realidad una deidad Azteca. Y todo se hace esgrimiendo una descabellada maniobra de dudosa catadura académica,   es decir, "el acabose". Aunque no es de extrañar, seguro que en lengua swahili también hay coincidencias fonéticas con Guadalupe.
 
    Habría que dilucidar si lo que se le apareció a Juan Diego era la virgen de Guadalupe, acompañante de las huestes castellanas en su afán de conquista y encubridora de sus tropelías, para más gloria del mundo católico y del dios que las comandaba. O, en su defecto,  algún Dios azteca más acorde con los apelativos anteriormente referidos, para consolar al indio en vista de lo que se le venía encima.

     Economía, Política y Religión

 
    Como advenimiento mariano, la primera referencia escrita es de Diego de Montalvo en 1320. y según este códice, la virgen se le apareció a un tal Gil Cordero, a la sazón, pastor de las montañas de Guadalupe (Cáceres), y esto ocurría siempre según Diego de Montalvo, en los tiempos que reinaba Alfonso XI.
 
     Parece ser que al buen pastor le faltaba una vaca y fue en busca de ella, pero la encontró muerta. Cuando intentó moverla para ver qué le había pasado, la vaca resucitó. Tras el susto pertinente,  se le apareció la virgen diciéndole lo siguiente.
 
   Cito:
   "No temas que yo soy la Madre de Dios, salvador del linaje humano; toma tu vaca y llévala al hato con las otras, vete luego para tu tierra, y dirás a los clérigos lo que has visto, diciéndoles de mi parte que te envío yo allá, y que vengan a este lugar donde ahora estás, que caven donde estaba tu vaca muerta debajo de estas piedras; y hallarán ende una imagen mía. Cuando la sacaren, diles que no la mudaren ni la lleven de este lugar donde ahora está; mas que hagan una casilla en la que la pongan, y con el tiempo vendrá en que este lugar se haga una iglesia, y casa muy notable"
 
     De aquellos polvos estos lodos, la iglesia se convirtió en monasterio de mucha enjundia y en centro de peregrinación, levantando así la economía del lugar y asentando la fe católica en un lugar plagado de sarracenos.
 
      Este marketing empresarial  fue muy manido a lo largo de la edad media y aún hoy. La historia de las apariciones marianas está plagada de imágenes sagradas encontradas en los lugares más insospechados: pilares, árboles de todo tipo. enterradas, emparedadas etc. Bastaba con que alguien, casi siempre de baja condición, encontrase una imagen subida a un guindo para que se crease allí un gran resort turístico, con vías de acceso para peregrinos, hoteles, restaurantes e iglesias de gran renombre, por no decir abadías o catedrales. Todo el conjunto se veía protegido por la familia noble de turno, con rancio abolengo, pompa, boato, tierras y feudo propio, como era menester.
 

 

Monasterio de Santa Maria de Guadalupe. Caceres - Extremadyra - España

 

      Está claro el interés económico de las apariciones de este o de otro tipo, en épocas en las que el conocimiento se veía entorpecido por las nieblas del mito y de la ignorancia que inundaban el mundo católico por doquier. Teniendo en cuenta que la única filosofía admitida en aquellos tiempos era la religiosa, cualquier otra sería anatema o herejía, incluso cosas peores. Recordemos a la santa inquisición, perseguidora de todo aquello que ponía en tela de juicio los dictámenes de Dios y de su santa madre iglesia. ¿Quién podía negar que una imagen encaramada a un olivo y encontrada por tal o cual pastor, en realidad no era una aparición mariana, y por ende y añadidura discutir las peticiones que la susodicha aparición le había hecho en "petit comité"?  No me imagino al bueno del indio Juan Diego tratando de negar la naturaleza de su visión a la inquisición, y a los poderes de la época.
 
        Los advenimientos de deidades también son tácticas políticas admitidas desde que el hombre creó a Dios a su imagen y semejanza. En la antigua Grecia, distintos dioses protegían diferentes ciudades estado, y de vez en cuando los hombres que las habitaban se enzarzaban en cruentas guerras, y con ellos sus dioses. De la misma manera, cuando los españoles llegaron al nuevo mundo llevaban consigo a sus feroces dioses católicos, entre ellos Santiago, el apóstol, dios de la guerra católico por antonomasia.  De hecho ganó muchas batallas a los musulmanes, cosa que le hizo ostentar el sobre nombre de " Santiago matamoros". Se podría decir que en el cuadrilátero divino de la conquista, Santiago se enfrentó a    Hutzilopochtli, a la sazón, dios de la guerra azteca si mal no recuerdo. Todos sabemos como terminaron todas aquellas deidades ante el empuje y el raciocinio de las huestes de nuestro señor. ¿Cómo iba a permitir Dios que unos indios practicantes de sacrificios humanos, no fuesen debidamente civilizados y evangelizados por aquéllos que como brazo ejecutor de la ley de Dios, tenían consigo a la santa inquisición?
 
    Esta es la misma política religiosa de orden en el orbe que  implantó Constantino en el imperio romano.   "Solo hay un Dios y yo estoy bendecido con su gracia y todo lo que sea conquistado ha de reconocer a este Dios como único y verdadero"  De esta manera, dos mil años después seguimos igual: "Dios bendiga a América" dicen los Yankees. "Solo hay un Dios, Alá y Mahoma es su profeta" argumenta el Islam."Somos el pueblo elegido por Yahvé" rezan los judíos. O sea, ya no hay cama "pa" tanta gente.
 
     Ahora bien, tampoco es cuestión de que las gentes conquistadas se anden sublevando por padecer una crisis de identidad. Para ello, la religión católica tiene estrategias depuradas y que siempre le han dado pingües resultados, hablamos de la integración. Si la virgen se le aparece a un indio, quiere decir que la madre de Dios tiene un mensaje para los indios. Y sabiendo como sabemos que entre los predicamentos de los católicos está el pacifismo, la sumisión, la obediencia, y  el poner la otra mejilla, no hay que pensar mucho para dilucidar qué tipo de mensaje les manda la virgen a la población indígena: "Sed buenos, no os andéis revolviendo, pues bienaventurados los perseguidos porque de ellos será el reino de los cielos". Y así pasaron los indios a militar en las filas del Dios más poderoso del mundo, y de paso, a ser súbditos de la corona más poderosa en aquellos tiempos, la española. Solo así se explica que una virgen extremeña viaje a México para darle un susto de muerte  a un indio de aquellos pagos. Aunque también podría ser que realmente, al indio, se le apareciese un dios propio de aquellas latitudes, y que la inquisición le hiciese cambiar de opinión, mostrándole al incauto las depuradas técnicas que le aplicaban amablemente a los de su especie con el fin de  hacerles ver que las serpientes emplumadas no eran del agrado de Dios. Técnicas de por si aprobadas por la santa madre iglesia en el mundo civilizado. Por otro lado, tampoco debelamos olvidar que Juan Diego era de la etnia Texcocana. Etnia que ayudó  a Hernán Cortés en su contienda. De cualquier manera es probable confundir, bajo según que condiciones, a una señora muy guapa y  envuelta en un halo de luz divina, con un extravagante  humanoide serpentiforme  que se adorna la testa con un tocado de plumas multicolores.
 
     De cómo fueron las cuatro apariciones en el cerro Tepeyac al indio Juan Diego, nada tengo que decir, solo que se repite el mensaje de todos los advenimientos junto con la parafernalia propia de los mismos. Aparición adornada con fenomenología lumínica, seguida de un milagro solo interpretado por el oficiante de turno. En el caso de la Guadalupe mejicana, fue el Obispo de México, Juan de Zumarraga. Los susodichos milagros llevaban implícita  la interpretación de algún mensaje divino, que casi siempre  desembocaba en la construcción de un templo para mayor gloria de Dios y de su santa iglesia.
 
      De todos modos y antes de seguir en este valle de lágrimas, nunca pude entender cómo es que los protagonistas de este desaguisado no se aparecen ante nadie. Siempre es la madre la que va a solucionar los desmanes del hijo o  del padre. Podría enumerar aquí los desmanes cometidos por parte de miembros de la raza humana en nombre de algún dios. Creo firmemente que la gran mayoría de las desgracias que le acaecen a la humanidad, están firmadas por algún dios. Y los que más sufren con estas desgracias, son los pobres.

        La conexión gallega

    Resulta extraño que se practique el culto a una virgen negra (morenita, ateniéndonos al eufemismo), que es el caso de la Guadalupe patrona de Extremadura, de México y de toda Iberoamérica, por ser la misma. Recordemos que los cultos a las vírgenes negras eran muy populares en el  medio y lejano oriente, y  fue introducido en Europa por los templarios. Culto pagano, por cierto, muy alejado de las promulgas y postulados católicos, y bastante más antiguo. Ya en Babilonia, Ur, Sumeria, incluso en la lejana India, existían leyendas y mitos de vírgenes que parían dioses majestuosos.
 
    Más extraño resulta que exista otro culto a otra Guadalupe en Galicia, esta vez blanca. Ya sabemos que los gallegos son muy serios para según qué cosas, y para ellos los santos han de ser blancos, como Dios manda, a excepción de San Benito, en aquellos lares se le rinde culto a los dos, al blanco y al negro. 
 
    Así es, en Galicia se le rinde culto a la Guadalupe rianxeira, por ser esta de Rianxo y pasearse por sus playas como dice la canción compuesta en 1947, aunque a decir verdad, en la misma canción reza que un "rayito de sol que entró por la ventanita, la puso morenita", por eso puede que estemos hablando de la misma Guadalupe, la extremeño-mejicana que al  trasladarse  a  latitudes más norteñas, casi siempre exentas de sol, se le torne más nívea la piel, induciendo a propios y extraños a la susodicha confusión entre dos vírgenes guadalupanas, una negra y la otra blanca.
 
      El asunto gallego/guadalupano no carece de enjundia, por raro y por excéntrico. En principio no es debido a una aparición mariana. La verdad es que no es Galicia un feudo dado a las apariciones, desde que Santiago apareció por las inmediaciones de Iria Flavia en una barca, los gallegos tienen difícil digestión en asuntos de apariciones. ¿Cómo se podría superar eso, navegar desde Palestina en una barca, de piedra según algunos? Eso no se le puede imbuir a un pueblo marinero por encima de todo y de lógica aristotélica por debajo. Ya les fue difícil identificar a la virgen del Carmen como patrona de los marineros, por eso, no pocos marineros en silencio y bajo cuerda, rinden culto a San Telmo, patrón de los navegantes. Eso no les acarrea  complicación alguna, los gallegos hacen muchas cosas bajo cuerda y en silencio, y cuando se suben a una barca es para navegar, bien sea para ir a pescar o para ir a mojarse el gaznate con el vino que se trasiega por los pueblos de la costa. Haciendo así, honor a la máxima que reza: "Gallegos, nunca se sabe si van o si vienen". Si bien es cierto que nosotros si sabemos cuando vamos o cuando venimos, el problema es del observador, él es el que no sabe de nuestros ires y venires. dicho sea de paso para que conste.
 
       Las noticias más relevantes que tengo de apariciones en aquellas tierras, casi siempre tienen que ver con animas en pena, esperpentos y últimamente, cosas de la modernidad, algún que otro extraterrestre. Eso si, rápidamente investido con el espíritu galaico, pasando a formar parte de los: - "Gallegos como Dios manda"-. Que diría  don Manuel Fraga. Aunque nunca he tenido muy claro que pretendía  decir con tan preocupante sentencia.
 
   Ateniéndonos a la documentación histórica, la cosa promete. Si bien en la actualidad la Guadalupe de Rianxo es "morenita", no siempre fue así. Parece ser que en Rianxo ya existía un culto guadalupano, pero era una virgen blanca o vaya usted a saber. La cosa comienza con un monje jerónimo vecino de Rianxo llamado José de Santiago, y la afición que ,tenia a la manufactura de imágenes de la virgen en cartón piedra. De hecho, en la época en que se desarrollan los acontecimientos, siglo XVIII, el susodicho monje poseía dos imágenes de la virgen de Guadalupe en su poder, réplicas exactas de la que se expone en el monasterio extremeño. Una de ellas  recaló en Rianxo (A Coruña) y la otra en Requejo de Sanabria (Zamora).   El por qué las susodichas imágenes acabaron en lugares tan dispares tiene más misterio, por llamarlo de alguna manera.
 
    Durante mucho tiempo hubo tensiones en  ultramar, tensiones que terminaron en su totalidad con la consabida independencia de las  colonias ultramarinas, entre ellas México (Nueva España). Llegados a este punto, nos encontramos con dos países soberanos que en un futuro cercano, le rendirían culto a la misma imagen de la virgen por vías separadas. Esta situación no incomodaba a Roma, al Papa lo que le interesaba es la calidad religiosa de sus fieles, no la inclinación político/patriota, siempre y cuando sea de tinte católico, claro. Dicho de otra manera, en Roma no importa la nacionalidad de los creyentes si éstos son hijos de Dios. Pero claro, eso es en Roma, la cosa cambia cuando hablamos del orgullo patrio. Por más que nos extrañe, en esto de la religión también existen los hooligans, y los hooligans españoles no iban a permitir que el culto a la morenita quedase en manos Mexicanas. Cosa curiosa, tratándose como se trata de la misma virgen y del mismo imperio católico, apostólico y romano, todos eran hijos del mismo Dios,  y súbditos del mismo Papa. De forma y manera que Don Francisco Alejandro Bocanegra, a la sazón, Arzobispo de la archidiócesis de Santiago de Compostela, puesto para el que había sido designado por el Borbón Carlos III en 1773, se autoproclamó hooligan guadalupano mayor del reino, con el rango de: "primus inter pares" Entre otras obligaciones propias del cargo.
 
   Bocanegra, si bien se abrigaba con el manto católico, también se tapaba con la manta borbónica. En aquellos tiempos Roma y los Borbones no se llevaban nada bien, cosas de la ilustración, supongo. Con este nombramiento, el rey ilustrado evitaba revueltas como la de Esquilache en 1776, tres años después del nombramiento de Bocanegra, cuando el pueblo madrileño por un quítame allá esas pajas, se levantó en armas a causa del bando de Esquilache, y casi deja lista de papeles a la corona, no sin antes despachar a gusto con algunos soldados de la guardia valona al son de las "sietemuelles" albaceteñas y herreruzas toledanas. Por esos y por otros menesteres, el rey evitaba las levantiscas dándole al pueblo lo que el pueblo quería: Fiestas populares y curas, eso si, afines a la corona. No hay menester que más caliente la barriga que una misa cantada y una romería bailada, regadas de vino ambas las dos.
 
      Y así, llegamos al punto álgido de la cuestión. ¿Qué tienen que ver la independencia de México, Carlos III, Francisco Bocanegra, el jerónimo José de Santiago y el culto de la Guadalupe gallega?  Todo está conectado,  eso rezan los postulantes de  la globalización.
 
       Bocanegra conocía al jerónimo José de Santiago y sabía de sus aficiones escultóricas en cartón piedra. También conocía el culto que en Rianxo rendían a la Guadalupe blanca, y  en un afán por recuperar la querencia a la morenita extremeña, que en aquellos momentos perdía adeptos en España  y los ganaba en Mexico, dio el beneplácito al jerónimo para que depositara una de las imágenes de la virgen en la capilla de San Xosé da floresta (Rianxo). Por ser éste muy devoto de la virgen, ser vecino de Rianxo, y haber profesado en el monasterio de Santa María de Guadalupe en Cáceres. De esta manera el 1 de Agosto de  1774, el arzobispo celebró misa en la capilla y otorgó indulgencias varias para que el culto prevaleciera "per secula seculorum". Dicho de otra manera, ahora en España había 3 cultos guadalupanos, Guadalupe en Cáceres (Extremadura), Requejo de Sanabria en Zamora (Castilla-León) y Rianxo en A Coruña (Galicia), esto queda en un  España 3 - México 1. Y de paso se abría una nueva ruta de peregrinación guadalupana, eso si, en los feudos borbónicos. Con esta táctica, el tercero de los Carlos capeaba  por momentos el temporal que soplaba desde Roma, y el vulgo gallego olvidaba algunas de las reformas agrarias y fiscales  que el Borbón aplicaba allá donde le dejaban.
 
     Lo que ignoraban aquí, es que en México la progresión del culto se multiplicaba exponencialmente, mientras que en España se degradaba de tal forma que el monasterio extremeño sigue en pie de milagro. A la de Rianxo se la recuerda más por la canción que por los milagros obrados, así va el Celta de Vigo, mucho "ondiñas veñen, ondiñas van" pero no levanta cabeza. Y por último está la Guadalupe  de Requejo, si os soy sincero, la primera vez que oí hablar de ella fue a la hora de elaborar esta disquisición.
 
 
Situación de los tres Santuarios Guadalupanos en España

 

     A tener en cuenta es la retroalimentación que supone para el culto guadalupano el flujo migratorio del que se nutrió América por parte de España, y en el caso que nos ocupa, por parte de Galicia. Los gallegos emigraron en masa en diferentes épocas, y portaban con ellos sus cultos entre otras cosas. En el caso de la virgen de Guadalupe, ni que decir tiene la importancia  de la susodicha emigración.  La Guadalupe azteca, se vería imbuida del espíritu celta, y seguiría con la onomástica árabe. Todo un ejemplo globalizante.
 
      La visión que me viene a la cabeza es poco alentadora, una imagen de la virgen coronada la testa de plumas aztecas, envuelta en un burka y tocando una gaita gallega. ¡Viva la rumba y el despiporre!
 
     Por último, para demostrar el carácter intergaláctico de la morenita, he aquí una demostración musical de un tema popular interpretado bajo una óptica de rabiosa actualidad. Se trata de la cancion: A virxe de Guadalupe. Originalmente llamado Ondiñas da nosa ria. Compuesto en 1947 y estrenado un año después en Buenos Aires. La letra es una compilación hecha por parte de Xesús Frieiro Dourado, de coplas populares dedicadas a la virgen de Guadalupe en Galicia, y la música es de don Anxo Romero Loxo. Director del coro Castelao en la ciudad de Buenos Aires.
 
      La versión que vais a escuchar se encuentra en un trabajo llamado Santiago del grupo irlandés: Chieftains y del   gallego: Carlos Nuñez. y está interpretado por la banda afincada en Los Ángeles Los lobos,  formada por chicanos, hijos de inmigrantes mexicanos, la cantante de country nacida en Tucson (Arizona) Linda Ronstadt, y el mismo Carlos Núñez con la gaita gallega. Todo un ejemplo de globalización musical
 

The Chieftains y Carlos Nuñez - Santiago

Escuchar Guadalupe.mp3

 

También podéis escuchar estas grabaciones radiofónicas sobre el caso que nos ocupa.

Programa radiofonico: La rosa de los vientos. De Onda cero radio.
 

Volver a la pluma